Arte y cultura en Proaza

arte

Proaza en la Edad Media tenía una ubicación estratégica como punto de comunicación entre el centro de Asturias y la Meseta, de lo cual se conservan todavía fragmentos de una calzada que se une con el camino de La Mesa, y las numerosas torres medievales del concejo.

La torre de Proaza o del Campo es una construcción circular de cuatro pisos que no conserva la cubierta. La puerta de acceso está en el segundo piso; la que vemos a ras de suelo es posterior. Esta torre es desde 1965 Monumento Histórico Artístico.

De esta época también es la torre de Bandujo, con planta circular, de tres pisos cubiertos por un tejado cónico.

Otra torre bajomedieval es la de la casa-fuerte de Prada, con planta cuadrada, en este caso. La encontramos a orillas del río Trubia; consta de tres pisos pero ha sido remodelada la parte alta.

Enfrente de la Torre del Campo se encuentra el palacio del Campo o de los González Tuñón que data del s. XVIII.

En Villamejín destacan la casa de García Argüelles del s. XVII, con galería de madera sobre el portal, y la casa del Alemán.

En Bandujo la iglesia parroquial conserva elementos románicos, aunque actualmente está muy reformada.

En Caranga, la capilla de S. Mamés, a orillas del río, cuenta con un hermoso pórtico que merece una visita.

Y en Proaza, en los años 60, se construyó la central hidroeléctrica, obra de Joaquín Vaquero Palacios, que cuenta con un gran mural de figuras geométricas realizadas por su hijo, Joaquín Vaquero Turcios, en un lateral.

Asturias