Espacios naturales en Degaña

espacios

FUENTES DEL NARCEA Y DEL IBIAS

Parque Natural de las Fuentes del Narcea y del Ibias Situado en la zona suroccidental de Asturias, tiene una superficie de 555 km2. Se extiende por los concejos de Cangas del Narcea, Degaña e Ibias, y en su interior se encuentran las reservas de Muniellos y del Cueto de Arbás. El clima templado y lluvioso propicia la proliferación de especies forestales autóctonas, predominando las masas arbóreas de roble, castaño y haya, junto a las extensas formaciones arboladas aparecen amplias zonas degradadas y deforestadas, que se hallan cubiertas por matorrales de distintos tipos. La existencia de estas importantes masas forestales propicia que se den las condiciones adecuadas para el desarrollo y supervivencia de animales salvajes que encuentran aquí las condiciones adecuadas para su desarrollo y supervivencia. El oso pardo cantábrico, grupos familiares de lobos, el urogallo, el corzo, el jabalí y en menor densidad el rebeco son algunas de las especies de vertebrados más reconocidas; otro de los mamíferos presente en la mayor parte de los r¡os que discurren por la zona es la nutria.
Población y actividades económicas.
Esta zona es una de las de m s baja densidad de población de Asturias.
La actividad económica que genera mayor porcentaje de riqueza es la miner¡a, que proporciona la mayor parte de los empleos de los concejos afectados por la delimitación del Parque Natural.

ROBLEMÁTICA Y ESTADO DE CONSERVACIÓN.

En general, el estado de conservación de este espacio es bastante aceptable debido a la escasa densidad de población, al alejamiento de las principales vías de comunicación del Principado y a la creación de cotos y reservas de caza. Pero existen ciertos factores que están comenzando a poner en peligro el mantenimiento de este ecosistema; en primer lugar la minería, tanto a cielo abierta como de galería, que aunque es el mayor generador de riqueza de la zona, está provocando graves deterioros en el medio ambiente.
Otro problema es el de los incendios, realizados de forma indiscriminada sobre áreas de matorral que acaban por extenderse a las masas arboladas causando pérdida de suelo, erosión y regresión del bosque.
Por último, el furtivismo está provocando importantes daños en la fauna, con especial incidencia en las especies más vulnerables, como el oso, el urogallo o la nutria.

Asturias