Espacios naturales en Ponga

espacios

PARQUE NATURAL DE REDES

Este parque tiene una superficie de 547 km2, dentro de los cuales se encuentran los 15 km2 de la Reserva Natural Parcial de Peloño. Está localizado en los municipios de Caso, Sobrescobio y Ponga. El clima corresponde al habitual en la media y alta montaña asturiana, las temperaturas descienden con la altitud al tiempo que aumentan las precipitaciones. La temperatura media anual oscila entre los 8 y los 9ºC y las precipitaciones son de unos 1.700 l/m2.

VEGETACIÓN.
Est compuesta principalmente por hayedos y robledales de roble albar. En las cuencas altas del Nalón, Ponga, y Sella se conservan importantes extensiones de bosques entremezcladas con amplias superficies deforestadas y dedicadas a prados y pastos o cubiertas de matorral. En la alta montaña se extienden los matorrales de enebro rastrero, con gayuba en las peñas calcáreas y con brecina y arándano en los sustratos silíceos.

FAUNA.
En Peloño y alrededores está verificada la presencia más o menos habitual del oso. La población del lobo es abundante por toda el área manteniendo zonas estables de cría. En los montes de Caso y Ponga se hallan las mayores poblaciones de rebecos de la región. El ciervo tiene el desfiladero de los Beyos como límite oriental de su área de distribución.
Los r¡os de esta zona se incluyen dentro del rea de alta abundancia de nutrias en nuestra región.
Gracias a la existencia de extensas masas arbóreas la presencia del urogallo es bastante importante en este Parque.
El resto de las aves, así como los reptiles y anfibios, cuentan con un elevado número de especies, favorecidos por la conservación de sus hábitats.

PROBLEMµTICA Y ESTADO DE CONSERVACIàN.
En el sector de la Montaña oriental se mantienen reductos especialmente bien conservados aunque en la zona se desarrollan algunas actividades que suponen procesos degradativos del medio natural como la proliferación de pistas que dan acceso a las zonas de explotación maderera y cuyo uso por personas ajenas a la propiedad debe ser controlada. Las quemas también constituyen uno de los principales peligros para la conservación de este Parque, aunque no tanto como en las zonas occidentales de la región; estas son realizadas para eliminar el matorral pero acaban afectando a las formaciones boscosas que poco a poco van reduciendo sus límites.
Finalmente, el agua acumulada en los embalses de Tanes y Rioseco es la encargada del abastecimiento de la zona central de Asturias; la necesidad de garantizar la conservación del rea de captación es un importante motivo para la protección de la cuenca fluvial mediante la figura de Parque Natural.
Este territorio no está sometido a ninguno de los regímenes de protección actuales. Se propondrá a la Junta General del Principado su inclusión en la Red Regional de Espacios Naturales Protegidos mediante la declaración de Espacio Protegido con la categoría de Parque Natural.
No obstante parte de las Reservas Regionales de Caza de Caso y Ponga están incluidas en este Parque lo cual les otorga un cierto régimen de protección.

RESERVA NATURAL PARCIAL DE PELOñO

El monte Peloño está situado en el concejo de Ponga en la zona suroriental de Asturias, cerca de la provincia de León. La reserva tiene un total de 15,07 km.
Las precipitaciones medias anuales son de unos 1.700 l/m2 y la temperatura media oscila entre los 8Cº y 9Cº.

VEGETACIÓN.
En la vegetación el hayedo es el árbol predominante, aunque hay también algún pequeño robledal, casi toda la reserva está ocupada por los bosques, aunque estos aparecen entremezclados con pequeñas zonas deforestadas dedicadas a prados y pastos o cubiertas por distintos tipos de matorrales.

FAUNA.En Peloño y alrededores está verificada la presencia más o menos habitual del oso. La población del lobo es abundante por toda el área manteniendo zonas estables de cría. Se hallan aquí importantes poblaciones de rebecos. El ciervo tiene el desfiladero de los Beyos como límite oriental de su rea de distribución.
Gracias a la existencia de extensas masas arbóreas, la presencia del Urogallo es bastante importante tanto por el número de cantaderos como por la densidad de esta tetraónida en el monte Peloño. El resto de las aves, así como los reptiles y anfibios, cuenta con un elevado número de especies, favorecidos por la conservación de sus hábitats.

PROBLEMÁTICA Y ESTADO DE CONSERVACIÓN.
En el sector de la Montaña oriental se mantienen reductos especialmente bien conservados y con un alto grado de naturalidad como lo prueba la existencia en esta zona del urogallo y del oso pardo. No obstante, en la zona se desarrollan algunas actividades que suponen procesos degradativos del medio natural como la proliferación de pistas que dan acceso a las zonas de explotación maderera y cuyo uso por personas ajenas a la propiedad debe ser controlada.
Las quemas también constituyen un importante peligro para la conservación de la reserva, aunque no tanto como en las zonas occidentales de la región; estas son realizadas para eliminar el matorral pero acaban afectando a las formaciones boscosas que poco a poco van reduciendo sus límites.
Este territorio no está sometido a ninguno de los regímenes de protección actuales. Se propondrá a la Junta General del Principado su inclusión en la Red Regional de Espacios Naturales Protegidos de Asturias mediante la declaración de Espacio Protegido con la categoría de Reserva Natural Parcial.
Los terrenos de esta Reserva Natural están incluidos en la Reserva Regional de Caso.

Asturias